Connect with us

Opinión

Con comida y bebida, diputados arreglan sus pleitos

Liborio Méndez

Published

on

En Ciudad Victoria existe un restaurante muy conocido por la clase política. Los personajes involucrados gustan del menú, la atención y el espacio relativamente privado que les otorga el lugar. Ahí acude cotidianamente el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca; constatado por colegas de la prensa en la capital y, cuando es posible, lo presume en sus redes sociales. 

Es ese escenario un punto de reunión obligado para funcionarios de primer nivel, no solo en los ya casi difuntos Vientos de Cambio, lo ha sido años atrás cuando el todopoderoso priismo tenía el poder en el estado. Con tantas costumbres que el panismo decidió abrazar en lugar de desecharlas o siquiera darle una rebuscada, se han dado varios acuerdos. 

Ahora con una polarizada LXV Legislatura en el Congreso del Estado, tiene una mayor trascendencia, luego de un nuevo papelón protagonizado por las bancadas del PAN y Morena; uno más para variar. 

Y es que ayer, mientras se veían los empujones entre Alberto Cisneros y Carlos Fernández, el espectáculo de Luis René Cantú convertido en un «borracho de cantina» queriendo buscar a quien golpear y la brava toma de tribuna de la bancada morenista; nuestros representantes populares azules y guindas sacaron el barrio y la mala educación. 

O como se dice popularmente, «les brotó el pozole». Pero, aunque la cosa estuvo tensa, no termina de pésima forma. 

Asesores, empleados del propio Congreso, compañeros y algunos curiosos, han sido testigos cómo en el negocio gastronómico ya mencionado llegan a tomarse una copa, a disfrutar un buen platillo, a sonreír con una que otra carcajada y finalmente darse la mano y un abrazo con mucho afecto para terminar cualquier disputa o diferencia; sea legislativa y hasta personal. 

Y pensar que en las redes sociales y en las familias, los lazos quedaron rotos por defenderlos. 

¿Quién despreciará los debates? 

Dos encuentros tendremos antes de la elección de 5 de junio para definir al próximo gobernador de Tamaulipas. Los tres personajes que veremos en la boleta, Américo Villarreal Anaya, César Verástegui Ostos y Arturo Díez Gutiérrez, tendrán par de debates para exponer sus propuestas en todos los rubros importantes que afectan al ciudadano. 

Es ahí donde surge la duda sobre quién será el ausente y no solo por lo que ofrezca o deje de ofrecer, sino por el manejo de palabra, elemental para el convencimiento del proyecto que encabezará en octubre de este año. 

Hagan sus apuestas. 

Data from Tiempo3.com

Copyright © 2024 Citadino News. Todos los derechos reservados.